Intervención de Ximena Tapias Delporte, en el acto inaugural +CTG 2022

Como apertura a la Cumbre Latinoamericana de La Economía Creativa (+CTG 2022), Ximena Tapias, Presidente de la UCEP y de +CTG 2022, hizo una reflexión sobre el importante valor de la comunicación en la transmisión de valores y conocimiento, así como en su capacidad de influir, real y efectivamente, en la vida de las personas. A continuación, reproducimos sus palabras:


¡Gracias, gracias a todos ustedes por atender nuestra invitación! Que alegría reencontrarnos y reconocernos en este Caribe caluroso después de haber sido separados por una experiencia tan retadora como la que hemos pasado; en efecto, además del aislamiento, la pandemia aceleró sin duda procesos que venían en curso y sirvió para lanzar mensajes de urgencia sobre problemáticas ya identificadas y la necesidad de afrontarlas a un ritmo distinto. Un sistema político, económico y social que, como ha quedado evidenciado, genera desigualdad e inequidad, aunque sea el mejor conocido, debe necesariamente reformularse de manera que no solo corrija sus efectos indeseables, amplificados por la adversidad, sino que contribuya a generar condiciones que hagan probable que las generaciones venideras cuenten con los recursos que requieren para su bienestar.


Ello es aún más evidente cuando, no bien ha acabado la enfermedad y sus efectos hacen aún estragos en la humanidad, presenciamos una guerra impensable en Europa que pone en jaque el proceso de globalización, somos impávidos testigos de estallidos sociales que desestabilizan lo conocido y una posible recesión mundial azota inclementemente el presente y el futuro de nuestro planeta.


Los llamados de atención que nos ofrece esta compleja vivencia corren el peligro de ser solo gritos a menos que los convirtamos en aprendizajes interiorizando lo vivido y apropiándonos en nuestra vida de la conciencia de su realidad y de la necesidad de actuar y de intervenir: de las palabras hay que pasar a la acción.


Por eso estamos acá: además de ser sobrevivientes y de celebrar la existencia, resulta un imperativo insoslayable encontrar renovadas maneras de contribuir a encontrar vías y formas de continuar. Desde la Unión Colombiana de Empresas Publicitarias UCEP, asociación que cumple ya 51 años trayendo buenas cosas a la industria, y desde +CTG -su principal programa de fortalecimiento empresarial- siempre hemos entendido que la industria de la creatividad y de los contenidos, además de facilitar el ejercicio de la libertad de expresión y del derecho a elegir, genera sentimientos y emociones, hábitos y tendencias, y que contribuye a moldear y transformar realidades: la comunicación tiene el poder no solo de generar información y conocimiento sino de influir de una manera real y efectiva en la vida de las personas, de esos nuevos individuos que han de forjar un mundo más consciente y menos indiferente.


+CTG es entonces en esta ocasión, además de un escenario de reencuentro, la ocasión no solo de mostrar el aporte que nuestra industria hace y viene haciendo al desarrollo, sino de profundizar en su comprensión y alcance para incentivar su compromiso con la sostenibilidad que, para nosotros, no es otra cosa que la VIDA.


Así, en esta versión hemos concebido una programación que comprende tanto aproximaciones teóricas como empíricas a las problemáticas y oportunidades tanto internas como externas que retan a la industria de la creatividad; ello tendrá lugar, por una parte, en tres salas que llevan el nombre de mujeres que simbolizan las temáticas que hemos cuidadosamente seleccionado en un formato de conversaciones con más puntos de vista que verdades reveladas; y, por la otra, en “El Chiringuito”, espacio lúdico en el que el talento cobrará vida a través de expresiones culturales gracias a la presencia de artistas y creadores que están interpretando y cambiando la realidad; en esta versión de dos días queremos que se queden aquí, que compartan, que dialoguen y que tengan un experiencia grata e inspiradora, que permita que quienes han aceptado nuestra invitación retornen a sus actividades personales, profesionales y sociales más sensibilizados, más conmovidos y más dispuestos a cambiar el mundo para hacerlo mejor.


Quienes en otras ocasiones nos han acompañado notarán cambios, algunos sutiles y otros evidentes; todos y cada uno de ellos tienen un propósito y buscan generar una reflexión y la coherencia de lo que pensamos, con lo que decimos y hacemos. Los invito a descubrirlos.

En este contexto no sobra reiterar el llamado a reafirmar el compromiso con la ética y la consiguiente autorregulación en esta industria de los contenidos, como elemento transversal a todos los sectores que la integran, de manera que la autoridad que regule el entorno digital, más allá de la inteligencia artificial y ya en el metaverso, sea nuestra propia conducta. Indispensables para la sostenibilidad resultan sin duda la transparencia, la confianza y el respeto de manera que manifestaciones como la cultura de las cancelaciones, los linchamientos digitales, el engaño y las fake news y, la apropiación cultural con excusas identitarias a nombre de la igualdad, no sean los elementos que lleven al fracaso de la innovación. No perdamos nunca de vista “que las estirpes condenadas a cien años de soledad no tienen una segunda oportunidad sobre la tierra”.


Con estas reflexiones, sea el momento de destacar y reconocer a todos quienes han reafirmado su confianza y compromiso con estos ideales y valores y se han expresado de diversas formas: las instancias directivas de UCEP, aliados, conferencistas, patrocinadores y equipo de trabajo que sin descanso han hecho realidad lo que hoy presenciamos y estamos a punto de vivir.


Termino recordando que Sostenibilidad viene de sostener y que ello no es otra cosa que defender, apoyar, proteger, amparar y, finalmente, permanecer. Comprometámonos con ella que no es otra cosa que la Vida, la Vida misma.


Muchas gracias.