Agricultura climáticamente inteligente

TOMADO DE WORLDBANK.ORG

La agricultura climáticamente inteligente (CSA) es un enfoque integrado para la gestión de paisajes (tierras de cultivo, ganado, bosques y pesca) que aborda los desafíos interrelacionados de la seguridad alimentaria y el cambio climático.



Visión general

Una población mundial en crecimiento y dietas cambiantes están impulsando la demanda de alimentos. Un informe de 2020 encontró que casi 690 millones de personas, o el 8,9 por ciento de la población mundial, padecen hambre, un aumento de casi 60 millones en cinco años. El desafío de la seguridad alimentaria solo se volverá más difícil, ya que el mundo necesitará producir alrededor de un 70 por ciento más de alimentos para 2050 para alimentar a aproximadamente 9 mil millones de personas. El desafío se intensifica por la extrema vulnerabilidad de la agricultura al cambio climático.

Lograr la triple victoria de CSA

La agricultura climáticamente inteligente (CSA) es un enfoque integrado para la gestión de paisajes (tierras de cultivo, ganado, bosques y pesca) que aborda los desafíos interrelacionados de la seguridad alimentaria y la aceleración del cambio climático. CSA tiene como objetivo lograr simultáneamente tres resultados:

1. Mayor productividad: producir más y mejores alimentos para mejorar la seguridad nutricional y aumentar los ingresos, especialmente del 75% de los pobres del mundo que viven en zonas rurales y dependen principalmente de la agricultura para su sustento.

2. Mayor resiliencia: Reducir la vulnerabilidad a la sequía, plagas, enfermedades y otros riesgos y crisis relacionados con el clima; y mejorar la capacidad para adaptarse y crecer frente a tensiones a más largo plazo, como temporadas más cortas y patrones climáticos erráticos.

3. Emisiones reducidas: Buscar emisiones más bajas por cada caloría o kilo de alimento producido, evitar la deforestación por agricultura e identificar formas de absorber carbono de la atmósfera.

Agricultura climáticamente inteligente y el Grupo del Banco Mundial

El Grupo del Banco Mundial (GBM) está ampliando actualmente la agricultura climáticamente inteligente. En su primer Plan de Acción sobre Cambio Climático (2016-2020), así como en la próxima actualización que cubre 2021-2025, el Banco Mundial se comprometió a trabajar con los países para ofrecer una agricultura climáticamente inteligente que logre el triple beneficio de una mayor productividad, una mayor resiliencia, y emisiones reducidas.

La cartera del GBM también aumentará su enfoque en el impacto a escala y se reequilibrará para tener un mayor enfoque en la adaptación y la resiliencia. Para permitir estos compromisos, estamos evaluando todos los proyectos en busca de riesgos climáticos y continuaremos desarrollando y utilizando métricas e indicadores para medir los resultados y contabilizar las emisiones de gases de efecto invernadero en nuestros proyectos y operaciones. Estas acciones ayudarán a nuestros países clientes a implementar sus Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) en el sector agrícola y contribuirán al progreso en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) para la acción climática, la pobreza y la erradicación del hambre.

Trabajando en pos de la resiliencia y la seguridad alimentaria y nutricional, al tiempo que se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero

El apoyo del Banco a CSA está marcando una diferencia en todo el mundo. Aquí algunos ejemplos:

En Afganistán, el Banco está apoyando la recuperación del sector agrícola fortaleciendo la resiliencia climática y la adaptación de los sistemas agrícolas a través de una mejor gestión de cultivos, agua y cuencas hidrográficas.

En China, una serie de proyectos que representan 755 millones de dólares de inversiones del Banco Mundial respaldan prácticas e instituciones agrícolas resilientes y con bajas emisiones. Un proyecto ha ayudado a expandir la agricultura climáticamente inteligente a través de una mejor eficiencia en el uso del agua en 44.000 hectáreas de tierras agrícolas y nuevas tecnologías que han mejorado las condiciones del suelo e impulsado la producción de arroz en un 12% y de maíz en un 9%.

La resiliencia climática también está avanzando en Filipinas, a través de un proyecto que está mejorando la capacidad del gobierno local para gestionar mejor la conservación de la biodiversidad y los recursos pesqueros.

En Uruguay, el Banco está apoyando la producción agrícola sostenible a través de una serie de iniciativas, incluido el establecimiento de un Sistema de Información y Apoyo a la Toma de Decisiones Agrícolas y la preparación de planes de manejo de suelos. Desde 2014, la CSA se ha adoptado en 2.946.000 hectáreas y se ha apoyado a 5.139 agricultores para que hagan sus fincas climáticamente inteligentes mejorando la eficiencia energética y la capacidad de gestión del suelo.

El Proyecto de Integración de la Ganadería Sostenible en Colombia mostró que a través de la adopción de sistemas silvopastoriles (SPS), complementados con otras herramientas de gestión del paisaje, asistencia técnica e incentivos, es posible lograr logros notables para los agricultores y el medio ambiente.

Como resultado del proyecto de Desarrollo Rural Sustentable de México, 1.842 agroindustrias adoptaron 2.286 tecnologías ambientalmente sustentables que incluían energía renovable, tecnologías de eficiencia energética, manejo sustentable de residuos y conversión de biomasa.

El Programa para Resultados de la Generación Verde de Marruecos tiene como objetivo aumentar la inclusión económica de los jóvenes en las zonas rurales y la eficiencia del marketing y la sostenibilidad ambiental de las cadenas de valor agroalimentarias.

El Proyecto de respuesta a la langosta del desierto de Yemen brinda apoyo a los enfoques de gestión agrícola que mejoran la resiliencia de las granjas y los paisajes a los cambios en el clima y las plagas, al tiempo que mejoran la capacidad para monitorear los datos metrológicos.

En Níger, un proyecto respaldado por el Banco que está diseñado específicamente para ofrecer una agricultura climáticamente inteligente tiene como objetivo beneficiar a 500.000 agricultores y pastores en 44 comunas a través de la distribución de semillas mejoradas y tolerantes a la sequía, riego más eficiente y uso ampliado de la silvicultura para la agricultura. y técnicas de agricultura de conservación. Hasta la fecha, el proyecto ha ayudado a 336,518 agricultores a administrar sus tierras de manera más sostenible y ha llevado 79,938 hectáreas a prácticas agrícolas más sostenibles.

En Kenia, el objetivo del Proyecto de agricultura climáticamente inteligente es aumentar la productividad agrícola y desarrollar la resiliencia a los riesgos del cambio climático en las comunidades de pequeños agricultores y pastores. Esto se hace ampliando las prácticas agrícolas climáticamente inteligentes, fortaleciendo la investigación agrícola climáticamente inteligente y los sistemas de semillas, y apoyando los servicios agrometeorológicos, de mercado, climáticos y de asesoría.

El  Programa de Productividad Agrícola de África Occidental (WAAP)  involucra a 13 países y múltiples socios, ayudando a desarrollar variedades de cultivos básicos climáticamente inteligentes, como arroz, plátano y maíz. Los agricultores también obtienen acceso a tecnologías tales como sistemas eficientes de recolección de agua. Hasta julio de 2019, el proyecto había ayudado directamente a más de 9,6 millones de personas y más de 7,6 millones de hectáreas de tierra a ser más productivas, resilientes y sostenibles. Los rendimientos y los ingresos de los beneficiarios han aumentado en un promedio de alrededor del 30%, mejorando la seguridad alimentaria de unos 50 millones de personas en la región.